Conversaciones introspectivas

Qué quieren

cada 100 años

hijos míos.

Elegir el catalogo, pedazo de obsoleta presencia.

Perdonarme hijos míos, no olviden la tecnología de nuestro tiempo: La impoluta tableta, y no obvien, que los libros sagrados son una deferencia; y sus opciones son inmensas. No dejen de buscar entre los algodones del buen humor, porque el mal humor es la prisión colectiva a la ambición y a la demencia.

Qué quieren

cada 100 años

hijos míos.

Pensar que simples brazos caídos pueden convertirse en abrazos eternos.

¿Y los niños podrán elegir su destino?, no subestimen su cognición, contar que ésta será su guariada, solo les pido entender que alguien magnánimo siempre pasará por el parvulario antes de que la nieve asome sus picos.

No tengan prisa. Elegir, elegir, solo elegir.

Beber sin contaminar el agua, comer sin desperdiciar el fruto dado.

Qué quieren

cada 100 años

hijos míos.

¿No supongan y menos presuman?

Detenerse y leer las minúsculas letras, ¿no se equivoquen?

-Envíos a domicilio cada 100 años.-

¿Qué quieren hijos míos?

Algún distraído virus de laboratorio,

Algunas aburridas guerras prefabricadas,

Algunas depresiones desprevenidas,

Encumbrados estudiantes que triplicaran en los campos de concentración,

Algunos hospitales siquiátricos al aire libre,

Perversos y egoístas hombres con hambre y ciencia

o sencillamente Dioses abismados en silenciosos hombres.

¿Qué quieren hijos míos?

Maldita sea

¿Qué quieren hijos míos

cada 100 años?

¿Qué mundo quieren?

Time Goes by Like Water by joseph-art on DeviantArt

JOSE LARA FUENTES ©

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s