EL PASADO VUELVE

El pasado pareciera que nunca pierde su mirada

nos atrapa, nos arrincona nos mantiene cautivos en su maraña de hechos.

Somos presa fácil entre sus poderosas garras.

Sin darnos cuenta, en un solo segundo, con sus garras nos presiona la yugular deteniendo los latidos fulgurantes de nuestros corazones.

Sigiloso camina, cauteloso nos vigila.

El pasado vuelve, se escurre por las ventanillas del presente dejando a su paso el recuerdo vivo de un pasado amargo.

El pasado vuelve con su cara de anciano mal encarado.

El pasado vuelve envuelto en sábanas de púas y pirañas.

Sus movimientos son precisos y certeros cuando acecha.

El pasado vuelve cargado con dardos envenenados que lanza sin remordimiento, hiriendo nuestro consuelo que creíamos firme.

El pasado vuelve vistiendo sombrero de paja y farfolla.

El pasado vuelve vacilante cargando escondido entre sus manos las cicatrices de sus males.

 

El pasado vuelve perturbado y temible.

Sus pisadas son zancos indetenibles.

Camina acortando con facilidad cualquier distancia.

El pasado vuelve envuelto en años que el mismo escribió con tinta de sufrimiento.

El pasado vuelve envuelto en penumbras.

Vuelve con la perversidad bajo su brazo.

Vuelve vistiendo una coraza de impenetrabilidad.

Vuelve vendiendo ingenuamente algunas buenas razones.

El pasado vuelve.

Su rostro perdido, desfigurado en la claridad del presente por los duros golpes recibidos no desaparecen ni se ocultan en los días más oscuros a los ojos humanos.

 

Cuando piensas había acabado, no es así,

él viene por más.

Hoy

lo he visto,

he visto su calva y su sombrero, ¡es él!

El pasado vuelve.

Me he sentado junto a él y hemos hablado.

Su rostro esconde marañas y desprecio, su voz quebrantada

lo sigue acusando de despiadado e insensible.

El precio que hay q pagar es alto, él hasta gratis regala su mal.

 

El pasado vuelve.

Sus fuerzas son descomunales, no hay escondite seguro.

Su cara desfigurada es un síntoma de grandeza.

El pasado vuelve viene a cobrar su deuda.

Lo he visto, he visto su calva y su arrogancia ¡es él!

El odia hablarle al por hacer y el odio se alimenta con facilidad

de la ira y de los rencores guardados al amanecer.

El pasado vuelve, y yo le niego la entrada  .

 

El pasado vuelve.

Está justo aquí en mi mesa, en mi comedor.

Pareciera que los días están contados, no sé si para él o para mí.

Que mal huele…

¡El pasado vuelve!

Elin Danielson-Gambogi Seated man at the table.jpg

JOSE LARA FUENTES

Advertisements

CUMPLEAÑOS

 Mis pensamientos

no destilan alcohol

ni olvido.

Han pasado muchos días,

pero ésta fecha sigue sembrada en el epicentro desembriagado

de mi ilustrado corazón.

¡Y cómo no iba a recordar tú cumpleaños!

gorro-gomaespuma-tarta-aniversario

JOSE LARA FUENTES

ALREDEDOR DE USTED

Alrededor de usted ya no sé que es verdad o mentira.

Me da mucho miedo su frivolidad.

Qué lástima siento que alguien juegue con el regalo del amor, juegue a esconderse impúdicamente en una tarde de puesta de sol para alimentar los instintos carnales más febriles, abofeteando sagazmente la sinceridad y el pacto fervientemente contraído en algo que llaman fidelidad y amistad.

Por qué si la invite a conocer la dulzura de la franqueza, la suavidad de la confianza y la majestuosidad de la sinceridad, usted ha decido traicionarlo todo por tan solo 5 minutos de regodeo.

¿Por qué no mantenerse fiel a un tsunami de afectos y devociones?

Por lo visto, usted no ha entendido que el afecto de dos amantes que comienzan la odisea del amor es más que 5 ilusos minutos de intercambio de palmaditas.

Si me invitó a que pintáramos con luces de colores un vasto horizonte, un hábitat traslúcido de pureza, humana y virtuosa, por qué usted prefirió desnudarse en un cuarto frívolo repleto de muchos sin nombres por una copa  efímera de gozo.

En el pasado reciente cuando llegué a su puerta, lleve mis emociones que fueron tímidas y escrupulosas y usted las vistió de vida, las hizo visibles, suaves y tiernas, pero aquella tarde las barrio con los tentáculos de la indiferencia y la traición.

¿Cómo puedo amarla si vende mentiras y una vida solapada cargada de trivialidades por sexo o peor aún, por 11 minutos de extraña compañía?

No entiendo, cómo dice usted que ama a alguien, pero miente en las cosas más elementales.

Maldigo mi fragmentada memoria que me la recuerda a cada soplo del viento. Maldigo la pesadilla que no termina ahí en el capítulo final.

Tengo que confesar que a pesar del dolor, cada vez que el viento astuto incordia mi memoria la recuerdo.

Recuerdo su pelo que sigue hipnotizando mi andar y sin hablar del olor a caramelo de su piel hoy más que nunca grabada en mi tosca nariz.

Pero con dolor lo digo, ¡ya no hay vuelta atrás!

En lo más remoto de mis pensamientos usted sigue trepando deliberadamente por mis falsas esperanzas, pero creo que usted eligió a la persona menos indicada para sortear sus mentiras.

¿Qué es para usted la fidelidad, sino no sabe reconocerla en el AMOR?

¿Qué es para usted vivir en la admiración si no se respeta a sí misma?

Ya no sé que es verdad o mentira.

Solo respiro blasfemia a su lado.

Vivo en un tiovivo de amargura e incertidumbre.

Alrededor de usted ya no sé qué es verdad o mentira.

esta-mujer-copia-2

JOSE LARA FUENTES.

CAMINOS.

 

CAMINOS.

En la vida conseguimos infinitas puertas que nos conducen a millares de caminos y destinos, algunos signados por éxitos, fracasos, desamores, tirrias, rencores, violencia, cóleras, egoísmos ,sabidurías, paciencias, amores, cordialidades, supervivencias, lealtades, compromisos, desencantos y algunos repletos de misericordias ,pero sólo depende de nosotros elegir cuál puerta abriremos y lo importante no es cuál abriremos, sino lo que llevemos en nuestros bolsillos al cruzarla, porque una vez dentro ,debemos integrarnos con lo positivo que consigamos ,aportando, mejorando y transformando a esa masa humana que ha decidido cruzar más allá del umbral de la puerta.

Debemos contrarrestar y combatir lo negativo que consigamos, lidiando, batallando, guerreando, bregando a veces a la fuerza, otras con firmeza y con convicción y sin desmayar, pero sobre todo creyendo en nuestros instintos, porque una vez dentro, no debemos olvidar que el tiempo puede cerrarnos una de las puertas que ha decidido abrirnos encerrándonos en el olvido en una vida lastimosamente desquiciante.

Michelle-Frank-business-woman-in-front-of-two-roads-thinking-deciding-000099029991_Large

JOSE LARA FUENTES

CONSUMIDORES DE CUERPOS

El cuerpo del hombre se ha convertido en la guarida de la ira,

del descontrol,

de la rabia,

de lo tóxico y de la imposición de estiércol que nos venden los gurú desde wall street .

El cuerpo del hombre seducido por el consumo desmedido de una sociedad lujosamente contaminada por el desmadre y la buena onda, por el libertinaje y lo etéreo, por el consumo feroz de lo que realmente no necesitamos para vivir, va minando y destruyendo disimuladamente la convivencia que debería ser armónica entre hermanos.

!Oh dioses de la economia mundial ,quizás sois el síndrome de la sordera genética!

¿Oh genios de la política universal, hemos perdido la brújula de las bondades de la convivencia o los políticos son una inconveniencia o quizás mendigos funcionales de la política servicial?

¿Las reglas de la coexistencia la hemos mal interpretado o están mal escritas o quizás somos un rojo negativo que la sociedad predominante necesita mantener.

¡La acumulación material como formula humana es un fracaso!

Nos van borrando del mapa, como a comunidades enteras las van ahogando de miedo para saquearlas y cercenarlas al olvido con el aplauso descarado de la Prensa amarillista mundial y refrendada por los carroñas amantes del peculio y la muerte.

Nos han filtrado en nuestra mente distraída, gota a gota, viscosos fluidos alienantes contentivos  del mensaje “la hambruna solo es sinónimo de la mala suerte”.

Nos han inoculado en nuestra conciencia, cada vez más polvorienta que un rico en lo material tiene más valor que 100 ricos de espíritu.

Nuestra conciencia es un establo clausurado repleto de neuronas en desuso. Al hombre lo han contaminado de miedo y de falsos oropeles rotos ratificando la constante de una sociedad consumidora de cuerpos.

48hillschronhomeless

JOSE LARA FUENTES.